jueves, 21 de marzo de 2013

Significado de soñar con el Agua

Anteriormente hemos visto como soñar con agua tiene una relación directa con el entorno, no obstante, el agua es una de las representaciones oníricas más fuertes y cuyo significado se presta menos a la malinterpretación que otros elementos, de lo cual podemos deducir fácilmente lo que sugiere nuestro sueño si analizamos con detalle todos los elementos que lo acompañan.

 La dinámica del agua no sólo representa la facilidad o dificultad que tendremos para salir de los problemas o situaciones inesperadas, pues también representa nuestro estado de ánimo y como nos sentimos en cada momento, lo cual también influye en nuestro entorno diario aunque en algunos casos no seamos conscientes de ello.

 Cuando las aguas se presentan tranquilas y la persona se sintoniza con ellas en el sueño, es decir, se para a observarla o admirarla, significa que en ese momento se encuentra atravesando una etapa de la vida en la que se siente a gusto con su persona y con los logros conseguidos durante toda su trayectoria.

 Cuando observamos el agua sin estar dentro de ella, pero está sucia o estancada, significa que nos hemos convertido en meros espectadores de nuestra vida y nos encontramos en un punto en el que no podemos avanzar, ni tampoco tomar acción para cambiar las cosas.

Soñando con aguas


 Cuando vemos un recipiente desbordarse de agua, significa que tenemos las emociones a flor de piel o que llevamos tiempo guardando o callando por un determinado asunto y que tarde o temprano estallará.

Si en el sueño es nuestra casa la que queda inundada por las aguas, significa que atravesaremos momentos difíciles en la unidad familiar y que nos podríamos dejar arrastrar por ellos.

 Soñar con beber agua tiene una relación directa con nuestro estado de salud, pues el agua es un elemento vital sin el que no podríamos sobrevivir y en el momento en el que pasa a formar parte de nosotros, podemos deducir si contribuirá a fortificar nuestra salud, a mejorar de una enfermedad o empeorarla, dependiendo del contexto en el que la bebamos.

 Casi siempre beber agua es un buen presagio de salud, especialmente cuando podemos ver el agua pura y cristalina, pues nos remineraliza e hidrata, presagiando una larga y saludable vida libre de enfermedades. Si el agua que bebemos está caliente, significa que podemos empeorar si padecemos una enfermedad o caer enfermos si no lo estamos.

 Atravesar las aguas del mar, significa que deseamos recuperar nuestra libertad y expandirnos, si vamos en un barco y nos sentimos a gusto con la travesía, quiere decir que estamos tomando la decisión correcta y que alcanzaremos otras metas inexploradas, si por el contrario nos sorprende una tormenta, significa que optamos por el camino más fácil y preferimos huir de los problemas dejando situaciones sin resolver.

 Cuando el agua proviene de la lluvia en nuestro sueño, significa que aumentarán los bienes en el hogar o la llegada de un nuevo miembro a la familia, si el agua de lluvia procede de una tormenta, significa que se acercan periodos de inestabilidad y que deberemos ser precavidos con las decisiones que tomemos porque podrían destruirlo todo.

jueves, 14 de febrero de 2013

Soñar con agua

El agua es uno de los cuatro elementos de la naturaleza y sin la cual, la vida no existiría en el concepto que la conocemos, pero al igual que el agua es afluente de vida y de riqueza en los campos y terrenos de cultivo, también es destrucción cuando se manifiesta en su forma más abrupta arrasando todo lo que se antepone a su paso, por lo que deberemos de prestar mucha atención a las manifestaciones oníricas del agua, para dilucidar si su aparición representa un buen presagio o una tragedia.

 Los seres humanos somos un 75% de agua, por tanto el líquido elemento tiene una clara relación con el estado de salud de las personas, pero también con los sentimientos, emociones e intenciones de quienes nos rodean, mostrándose clara y transparente cuando se sitúa en un estado armónico o sucia y enlodada cuando se representa en situaciones turbias como la enfermedad o la corrupción.

 La dinámica del agua también tiene una clara relación con la interpretación del sueño, en función de si se muestra estática o estancada, o si por el contrario fluye regularmente o con fuerza, también tenemos que tener en cuenta si el agua interrumpe bruscamente o por el contrario, sigue el caudal de un río o un afluente en el que la vemos correr con normalidad.

 Los ciclos del agua representan en sueños el camino por el que se desenvuelven los problemas y las situaciones en las que estamos inmersos en ese momento y de la misma manera que están representados en los cauces naturales en la naturaleza, los recorridos se muestran más o menos fluidos en función de las distorsiones del camino, que en los sueños adquieren el papel de problemas o complicaciones que pueden acontecer mientras que se resuelve dicha situación.

 Encontrar piedras u otros obstáculos en la crecida de un río o en un afluente de agua, significa que encontraremos obstáculos que requerirán de fuerza y destreza para ser superados, si a pesar de todo, vemos como el agua continúa fluyendo a su cauce, deduciremos que podemos superar las situaciones planteadas y lograremos llegar hacia la meta.



 Si por el contrario, percibimos como el agua se estanca en el lodo y permanece sucia y estática sin fluir hacia ninguna parte, predice que los problemas en los que nos encontremos durante ese periodo, no presentan una situación rápida y si de producirse, no resultaría a nuestro favor, normalmente estas predicciones oníricas tienen una mayor incidencia en el terreno profesional o económico de quien sueña con agua estancada, también puede traducirse como problemas legales en algunos casos dependiendo del contexto y una resolución tardía que no satisfacerá las pretensiones de quien se halle envuelto en tales situaciones.

 Las cantidades de agua a las que nos enfrentamos en el sueño, también son un indicativo sobre como nos desenvolvemos en una determinada situación, si el elemento agua, aparece en entornos controlados como una bañera o una piscina, significa que pasamos por un momento de tranquilidad emocional en el que nos disponemos a renovarnos a nivel mental y espiritual.

 Si por el contrario, el agua nos inunda o nos ahoga, presagia tiempos difíciles en los que abundarán los malos entendidos y que nos afectarán tanto personal como emocionalmente.